- Anuncio -

“El Coaching cambió muchísimo”

Elena Espinal no sólo es una de las referentes más reconocidas en el mundo del Coaching sino que es una pionera: hace veinte años fundó junto a Jim Sellman el ICP (Instituto de Capacitación Profesional), la institución decana en formar profesionales de esta disciplina. Será oradora, junto a Humberto Maturana entre otros, del Primer Congreso Internacional de Neurociencias, Inteligencia Emocional y Coaching que tendrá lugar en Córdoba los próximos 12 y 13 de mayo. En este diálogo conversamos sobre Coaching, Neurociencias y sus aportes a la práctica profesional.

Elena Espinal

- Anuncio -

Como en cada entrevista para PressCoaching, comencé la conversación con Elena Espinal pidiéndole que me defina Coaching. La definición orgánica; no la de los libros. Esa definición que le damos a quienes desconocen lo que hacemos y nos preguntan con curiosidad. Elena, la primera mujer que habló de Coaching en nuestro país, hoy lo define de esta manera: “El Coaching es una profesión que tiene como misión la generación de posibilidad; es trabajar con otros para que puedan crear posibilidad. Cuando se crea posibilidad empiezas a crear grandeza; empiezas a crear la capacidad posible de acción; la creación de un futuro que no sea continuación de un pasado; el cumplir sueños; lo cual viene en consecuencia unido a un cambio en los estados de ánimo; a las ganas de más y en general con una actitud frente al mundo de relación basada en el amor; en la aceptación de los otros; en el respeto por los otros. Yo creo que esto es lo que el Coaching ha traído al mundo.”

– Cambió en algo el Coaching que hoy practicas respecto de aquel que enseñaban con Jim Sellman hace 20 años?

– Muchísimo. Yo sigo hablando mucho con Jim, a quien no solamente quiero, valoro, admiro, sino que ambos hoy estamos re estudiando con Fernando Flores y si creo que el Coaching ha cambiado mucho. La primera cosa que cambió del Coaching fue que cuando nosotros empezábamos, coacheabamos aquello que nosotros como coaches considerábamos que era importante. Hoy empezamos a profundizar mucho más el respeto por nuestro cliente y realmente asistimos al cliente a que elija sobre lo que quiere trabajar. La primera mirada que hubo sobre el Coaching, que tenía que ver con el lenguaje cada vez se está ampliando más a aspectos filosóficos que tienen que ver con el existencialismo, a profundizar algunos aspectos de la biología humana como las emociones, los estados de ánimo. Y a comprender más que el Coaching está destinado a generar futuro. Nadie hace Coaching para arreglar pasado. Y hemos estudiado muy poco filosóficamente sobre que se entiende por el tiempo. En consecuencia hoy hay un cambio trascendental en la interpretación del futuro y yo creo que aquel Coaching ha sido una base. Es como toda cosa que se empieza a crear; es como que se van haciendo capas y yo creo que acá está apareciendo la creación de una capa sobre otra en la cual estamos madurando en el conocimiento del Coaching. 

– Hablando de futuro, ¿cómo imaginas al Coaching dentro de cinco o diez años?

– Lo primero que te diría, que para mí es lo más importante de todo, es que el Coaching es la expresión profesional de una manera de pensar y de una manera de relacionarse. Yo creo que en el mundo esta sucediendo un cambio paradigmático; estamos saliendo de una interpretación cartesiana del mundo de causa consecuencia para entrar en una interpretación existencialista del mundo. Y que esa interpretación existencialista está trayendo un nuevo valor al ser humano. Hay otra manera de mirarlo. En la interpretación cartesiana del mundo ni siquiera había mucho espacio como para poder mirar las emociones, los estados de animo, las emociones que hoy son sociales. Hoy ya estamos llegando al punto de empezar a entender las emociones como que no solo ocurren en una persona; ocurren en los espacios sociales. Y muchísimas veces ni siquiera son totalmente nuestras; están influidas por la moral, son morales: la culpa, la vergüenza, el orgullo, la confianza. Son emociones que son sociales y son morales. Entonces el cambio que se está produciendo es muy grande en el mundo, en donde el Coaching es una herramienta que sirve para el diseño de futuro y que está influyendo y va a influir cada vez más en la educación, en la política, en la construcción de empresas. Mira hoy como la re interpretación de un negocio, gracias a lo que la internet ha hecho, ha traído crecimientos exorbitantes de empresas como UBER, AIRBNB o AlíBaba, que son empresas creadas prácticamente sin capital. Dime si hace diez años atrás íbamos a pensar en crear una empresa sin capital. También ha cambiado el poder; piensa que nosotros estudiábamos hace veinticinco años atrás el poder como el poder personal, la capacidad de acción. Hoy no entender poder social es quedarte afuera del mundo.

– Elena, vas a ser oradora junto a Humberto Maturana, los próximos 12 y 13 de mayo del Primer Congreso Internacional de Neurociencias, Inteligencia Emocional y Coaching. Que representa para vos participar de este congreso?

– La primera cosa es que me siento honrada. Profundamente honrada. Yo reconozco en Humberto a uno de los pilares del Coaching, de este modelo existencialista y de esta transformación en el mundo, a un gran maestro y para mi es un honor poder compartir un espacio con el. Por otro lado creo que empezar a trabajar seriamente en Coaching, agregarle el complemento de la investigación, ya sea la investigación social dado el seguimiento por ejemplo de que cambios ha producido el Coaching en el mundo; agregar las Neurociencias seriamente hablando. Yo creo en las Universidades; yo creo en los títulos. Yo sí creo que la declaración de un profesional la tiene que hacer una institución a través de una persona a la que haya habilitado pero una institución. Yo creo en el foro académico porque de ahí provengo. Entonces que la Universidad de Córdoba se haya ocupado de esto me parece maravilloso, casi un sueño cumplido.

– ¿Qué crees específicamente que le aportan las Neurociencias a nuestra práctica profesional?

– Yo creo que aporta mirada. Aporta una manera de seguir comprendiendo. Las Neurociencias hoy no son las mismas que hace veinte años. Y seguramente no van a ser las mismas dentro de veinte años porque las Neurociencias están siendo hechas por seres humanos. Y los seres humanos (y te lo digo como investigadora que fui alguna vez) observamos un fenómeno y luego buscamos una explicación para el fenómeno. Tal vez el fenómeno siga siendo el mismo pero es posible que las explicaciones del fenómeno vayan cambiando. Pero por lo menos le estamos agregando a esto una base biológica sumamente importante. Entonces yo sí creo que el aporte es trascendental, que podemos caminar de la mano.

– Hablando de aportes, sos directora del Mastering Coaching Skills, un programa que permite perfeccionar las habilidades de Coaching. Cómo trabajan este perfeccionamiento?

– Otra de las cosas que yo quisiera es la internacionalización de la profesión. Yo quisiera que los que estudian Coaching puedan trabajar en cualquier lugar del mundo, si hablan los idiomas que hablan sus clientes. Y en ese sentido creo que lo que está haciendo la International Coach Federation es un trabajo muy serio, absolutamente perfectible, pero muy serio que tiene que ver con el desarrollo de competencias y con la evaluación a partir de competencias. Cuando yo estudié Coaching, casi te diría que parecía que había gente que había nacido para el Coaching y otros que no. Hoy no tengo dudas de que el Coaching también se puede mirar como una técnica. Y que como una técnica tiene pasos, tiene maneras de ser, es aprendible. Lo que está pasando hoy es que la evaluación a partir de competencias y de la manera en que se está haciendo ( y ahí está un cambio que le reconozco a ICF) es cada vez una manera más cercana y (voy a decir una barbaridad y sé que no es verdad) objetiva. Pero es una manera más cercana a poder calibrar a los que escuchan una sesión para decir que se está cumpliendo con los objetivos. Entonces nosotros estamos llevando a ese tipo de práctica profesional y en este momento estamos utilizando un sistema que está acelerando el proceso de aprendizaje a partir de que la grabación es pasada por este software, donde el mentor para en el momento donde estás usando una competencia o no usándola, o diciendo algo que es correcto o que no es correcto y en ese mismo momento te puede grabar un mensaje; se puede filmar a sí mismo diciéndotelo o te lo puede escribir. Y lo que ha producido eso es que la gente que está aprendiendo al volver a escucharlo con este tipo de grabaciones y con este tipo de sistema acelera el aprendizaje de manera notable. Esa es una cosa. Y la segunda cosa de la que quisiera hablarte es de Beyond Coaching. Beyond quiere decir más allá. Y ese es el programa que estamos haciendo con Fernando Flores. Es un programa en el que Fernando está diciendo “el Coaching ha sido extraordinario como lo hemos visto hasta el año 2000, pero el mundo cambió. Y el Coaching no sé como va a ser pero seguro no va a ser igual. Investiguémoslo juntos.” Entonces estamos aprendiendo de Neurociencias; estamos aprendiendo de interpretaciones del hombre. De poder, de ofertas, de cómo las ofertas crean mundos. De cómo se trabaja la innovación; cómo se trabaja la relación con el futuro. Y lo que está pasando es que están apareciendo coaches con una nueva mirada, que de golpe hacen otro tipo de ofertas en el mercado pero sobre todo tienen otros niveles más profundos y más amplios de interpretación. Así que en este momento estas son las cosas más grandes que estoy haciendo.

 

Compartir
Artículo anteriorEl Coaching: la novedad que crece y vino para quedarse
Artículo siguienteTodo lo que necesitas saber sobre Coaching
En mayo de 1993 fue facilitador por primera vez en un retiro espiritual y allí, sin saberlo, empezó a transitar el camino del Coaching, cuando todavía la profesión no existía como tal. Once años después conoció el Coaching Ontológico y decidió formarse como profesional. Dictó talleres de liderazgo en el Centro de Formación Deportiva de Christian "Chaco" Giménez (actual jugador de Cruz Azul) en México y a su regreso lo convocaron del Club Social y Deportivo Liniers, con el cual logró el ascenso en noviembre de 2015. Luego fue coach del área Mentality de ácumen, el centro de entrenamiento para deportistas de alto rendimiento y allí perfeccionó su método de Coaching Deportivo. Se graduó además como Locutor Nacional (ISER) y Periodista (UCA). Es profesor de Periodismo Digital y Nuevas Tecnologías de la Información, entre otras materias, en ISEC; Director de Prensa y Comunicación en la Delegación CABA-GBA de la AACOP (Asoc. Argentina de Coaching Ontológico Profesional) y Co-Fundador y Director Periodístico de PressCoaching. Vive en Buenos Aires con sus dos hijos varones.